LENGUA Y ALFABETO CIRÍLICO

Información General

El idioma búlgaro pertenece a la familia de las lenguas eslavas. Hoy en día las lenguas eslavas son habladas por más de 250 millones de personas en la Europa central y del Este, en toda la península Balcánica y en el norte de Asia. Las lenguas eslavas modernas están divididas en tres ramas:
La rama eslava del este que incluye el ruso, el ucraniano y el bielorruso;
La rama eslava del sur que incluye el búlgaro y el grupo del oeste serbocroata y esloveno;
La rama eslava del oeste que incluye el checo, el eslovaco y el serbio.
El búlgaro pertenece también a la gran familia de lenguas indoeuropeas que incluye las leguas latinas (catalán, castellano, italiano …). Las lenguas germánicas (alemán, ingles, suizo, noruego...), y otros como el griego, el albanés, el armenio, el sánscrito, el persa y otros...
Algunas de las lenguas eslavas como el checo y el eslovaco se escriben con caracteres latinos y las personas que lo utilizan mayoritariamente son de religión católica. Otras lenguas como el búlgaro, el ruso, el ucraniano y el bielorruso, utilizan variaciones del alfabeto cirílico. En este caso la mayoría de sus habitantes practican el cristianismo ortodoxo. En la historia del Búlgaro conoceremos la relación existente entre Idioma, Religión y Política, siempre relacionadas entre sí. Como ejemplo podríamos hablar del Serbocroata, que es llamado Serbio cuando se escribe con caracteres Cirílicos y suelen sus habitantes ser ortodoxos, pero que se transforma en croata cuando se escribe con caracteres latinos y sus habitantes son católicos.

Historia y desarrollo de la lengua Búlgara.



Todas las lenguas eslavas incluyendo el búlgaro, son dialectos de un idioma eslavo común, hablado hace miles de años. Después de la gran migración de los eslavos, esta lengua común se fue desintegrando y creando a su vez muchas otras lenguas eslavas modernas.
El desarrollo del búlgaro empezó en el Siglo IX y se divide un tres periodos: viejo, medieval y moderno. El periodo del búlgaro viejo, comprende desde el siglo IX hasta el siglo XII que fue la época en la que los búlgaros fueron los primeros en adoptar el cristianismo como religión y el alfabeto cirílico para escribir su idioma.
La invención del alfabeto Cirílico, se atribuye tradicionalmente a San Cirilo y San Metodio, a los que se les propuso traducir el Nuevo testamento del latín al idioma utilizado por los nuevos feligreses para facilitarles su comprensión (aunque en el apartado del Misterio del Alfabeto cirílico se dará otra explicación).
A este lenguaje se le conoce por Búlgaro Viejo, Eslavo Viejo o Eslavo Eclesiástico ya que se utilizó en las iglesias eslavas ortodoxas en su literatura eclesiástica y en todos los documentos diplomáticos hasta la época medieval.
El búlgaro medieval comprende del Siglo XII hasta el Siglo XIV.
El período del búlgaro moderno empieza en el siglo XV, pero realmente su apogeo en el lenguaje literario moderno no fue hasta el siglo XIX y se diferenció del búlgaro viejo.
El búlgaro moderno tiene dos dialectos principales, el del Este y el del Oeste que a su vez se dividen en Norte y Sur. El lenguaje literario moderno se basa principalmente en los dialectos del Norte.

TOP

Alfabeto Búlgaro



El pueblo búlgaro fue el primero en utilizar el alfabeto cirílico después de su creación. El Alfabeto cirílico es una mezcla del griego y el latín, añadiéndoles los caracteres necesarios para introducir aquellos sonidos que no tenían correspondencia con ellos. Desde Bulgaria, que se convirtió en el centro cultural de las naciones eslavas durante la época medieval, se fue extendiendo hacia los países vecinos como Serbia y desde aquí a otros pueblos eslavos como los rusos, los ucranianos y los bielorrusos. El alfabeto cirílico en sus diferentes variedades es utilizado en varios idiomas. El alfabeto original contenía 44 letras que correspondían a 44 sonidos. En el siglo XIX con el búlgaro moderno se perdieron toda una serie de sonidos y al reformarlo se redujo de 44 signos a 32. Este alfabeto se utilizó hasta la reforma ortográfica de 1945, cuando el alfabeto se redujo de 32 hasta 30 letras que es tal y como se conserva hoy en día.
Casi todos los caracteres del alfabeto búlgaro, tiene un único sonido. Tres de los caracteres se combinan para producir otros sonidos.

TOP

Ortografía

Las normas ortográficas del búlgaro están compuestas por una mezcla entre principios etimológicos y fonéticos. Generalmente la mayoría de las palabras se escriben fonéticamente, es decir que se escriben igual que se pronuncian y se oyen. A veces algunas palabras se escriben etimológicamente y se pronuncian de una manera y se escriben de otra ya que conserva la raíz de su origen. Otra razón por la que la escritura no sea fonética es que se escriben tal como se pronunciaban antiguamente a pesar de que en la actualidad la manera de pronunciarla haya cambiado. En este sentido gana la tradición a la razón.

TOP

El misterio del alfabeto Cirílico

Intentando demostrar las excelencias de la escritura eslava por encima de la griega, el escritor en búlgaro antiguo, Chernorizetz Hrabar, explicaba que mientras en Bizancio solo unos pocos estudiosos sabían quiénes eran los creadores de su alfabeto, en Bulgaria, en todas las escuelas, los niños sabían que el origen de sus escritos fue concebido por el Filosofo Constantino, más conocido por su nombre religioso Cirilo que adoptó poco antes de morir.
Posiblemente a finales del siglo IX y a principios del X, época en la que Chernorizetz Hrabar escribió estas palabras, es posible que todo lo referente al origen del Cirílico estuviera muy claro. Pero durante los dos últimos siglos, muchos estudiosos han desarrollado varias teorías sobre el tema, consiguiendo finalmente que las dudas sobre este tema sean superiores a las certezas.
Actualmente se discute si el alfabeto y las primeras traducciones de los libros litúrgicos fueron hechas realmente por Constantino-Cirilo, el filosofo (sobre 827-869). Paradójicamente, en este tiempo durante un corto período de tiempo, se crearon dos alfabetos, el Glagolítico y el Cirílico y los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre cual de ellos fue el creado por Cirilo.
De lo que no hay duda es que tanto los sonidos como los caracteres están basados en el alfabeto griego. Posiblemente, este trabajo fue realizado por San Clemente de Ohrid, el mejor discípulo de Cirilo y en honor al cual puso su nombre al alfabeto que acababa de inventar: El alfabeto Cirílico.

Hoy en día se cree que Cirilo fue el autor del alfabeto Glagolítico. Este alfabeto es conocido por sus gráficos elaborados y exóticos. Es por esta razón que existe un gran numero de hipótesis sobre la conexión del Glagolítico con diferentes sistemas de escritura desde las cunas eslavas hasta el sánscrito.
El alfabeto Cirílico desplazó completa y rápidamente al Glagolítico en el Este de Bulgaria y sobre todo en su capital, Preslav. Al Oeste de Bulgaria, en la región de Ohrid, el Glagolítico se extendió y fue utilizado durante más tiempo. A lo largo de la costa adriática de Croacia fue utilizado de manera criptográfica en ciertos monasterios hasta el siglo XIX.
La manera de escribir los caracteres de los dos alfabetos no ha variado con el tiempo. Desde el siglo X se han creado varios tipos de escritura dependiendo de la finalidad, podríamos nombrar los siguientes: ustav, polu-ustav, la escritura del Preste Gerasim que estaba influenciada por las letras minúsculas griegas...

TOP

Los Siete Santos
San Cirilo y San Metodio




En la historia de las letras Eslavas, 7 nombres destacaron por encima de todo: Los de los maestros Cirilo y Metodio y sus 5 discípulos, conocidos todos ellos por "Los Siete Santos".
Constantino (827-869), filósofo y más conocido por el nombre religioso que adoptó poco antes de morir, Cirilo, fue el traductor de las Sagradas Escrituras del Griego al Eslavo, inventándose un nuevo alfabeto, tal como se ha explicado anteriormente posiblemente el alfabeto Glagolítico.
Constantino-Cirilo nació en Salónica, la actual Tesalónica en Grecia, hijo de Leo, hombre de origen noble y dignatario de los estrategas de Salónica. En el año 862, él y su hermano Metodio fueron enviados por el emperador Bizantino Michael III para ayudar a la conversión de los eslavos del oeste al Cristianismo y para traducir los textos a su idioma nativo facilitándoles así la celebración de las misas.
Esta condición fue requerida por Rostislav, Príncipe de la Gran Moravia, que se extendía por las actuales tierras de la República Checa, Eslovaquia, parte de Eslovenia y parte de Hungría, habitadas en esa época por población eslava.
Sin dudarlo, los dos hermanos buenos conocedores del búlgaro viejo, realizaron las traducciones desde el griego. El mismo Emperador confiando plenamente en ellos les dijo: « Vosotros sois salónicos y como todos los salónicos habláis el eslavo puro».
Cirilo fue encargado por la corte imperial de Constantinopla, en importantes misiones con los sarracenos y los jázares.
Su hermano Metodio (815-885) era el Padre Superior del Monasterio de Polychron en Vitinia, en el Asia Menor, donde los dos hermanos realizaron las primeras traducciones de los principales libros del Griego al Eslavo.
Después de esto Cirilo, Metodio y sus discípulos empezaron su misión en Moravia hacia el año 863. Recibidos con los brazos abiertos por el príncipe local, se dedicaron a la conversión de los nativos a la religión cristiana ortodoxa. Por supuesto, esto no gustó nada a los católicos, principalmente a los de origen germánico que querían incorporar esas tierras a las compuestas por territorios de religión católica, decidiendo así de crear malestar y de hacer fracasar el intento de los ortodoxos.
Habiendo fracasado en su misión, los dos hermanos volvieron a Constantinopla. Desde aquí fueron enviados en una nueva misión, llevar las reliquias de San Clemente I, Papa de Roma desde Constantinopla hasta Roma, pasando por Venecia. En este viaje, Cirilo convenció al Papa Adriano II, que, como lengua eclesiástica, el eslavo era tan adecuado como el griego, el latín o el hebreo, un hecho que fue revolucionario en el contexto de la Europa de ese tiempo.
Desafortunadamente, durante su estancia en Roma, Cirilo murió (869). Su tumba se encuentra en la Basílica de «San Clemente» y se ha conservado hasta nuestros días, convirtiéndose en un lugar de veneración de muchos búlgaros. Metodio, consagrado arzobispo por el Papa de Roma, volvió con sus discípulos a la Gran Moravia, para continuar su fallida misión. Sobrevivió 16 años a su hermano y durante todo este tiempo intentó cumplir la misión que cada vez era más difícil debido a las intrigas de los clérigos germánicos.
A continuación de su muerte en el año 885, sus seguidores fueron perseguidos, arrestados y torturados para ser finalmente expulsados del país. A partir de ese momento, en la Gran Moravia, la liturgia y la escritura eslava fueron gradualmente sustituidas por el latín.
En el año 886, los discípulos supervivientes de los dos hermanos fueron recibidos con honores en la Bulgaria del Príncipe Boris I. Al contrario de lo ocurrido en la Gran Moravia, en Bulgaria, la escritura y la liturgia eslava se desarrollaron rápidamente y desde aquí se extendió a los países vecinos: Servia, Croacia, Kievan Rusia, Lituania, Wallachia, Moldavia, etc.
En sí son curiosos los hechos que ocurrieron en esas fechas, que marcaron las líneas fronterizas entre el Este y el Oeste, líneas importantes tanto política como religiosamente y que han sido validas hasta nuestros días.

TOP

Los discípulos



En la actualidad conocemos el nombre de los 5 discípulos de Cirilo y Metodio: Clemente Ohridski (de Ohrid), Naoum, Angelarius, Gorazd y Sava.
Del que se tienen menos datos es de San Sava. Su nombre es mencionado solo en las Homilías de San Clemente Ohridski, y en el Sinódico del Tsar Boril de 1216, donde se nombra a San Sava y se le sitúa al lado de los otros discípulos de los hermanos de Salónica.
Se supone que San Gorazd nació en una familia aristócrata de lo que hoy en día es Eslovaquia. En el año 885 el arzobispo Metodio, en su lecho de muerte, lo nombró su sucesor y convirtiéndose a su vez en Arzobispo. Existen algunos datos de la presencia y del trabajo realizado por Gorazd en los alrededores de Cracovia (Polonia) donde se encontró un calendario religioso del siglo XIV donde se le incluía como santo en el día 17 de Julio. Curiosamente en Eslovaquia aún se celebra su festividad en ese mismo día y es considerado por los eslovacos como su primer santo.
Las inquisiciones y persecuciones realizadas por los clérigos germánicos obligaron a los otros tres santos a refugiarse en Bulgaria donde según sus escritos «soñaban, deseaban y esperaban encontrar la paz». El gobernador búlgaro en Belgrado (hoy en día capital serbia), les aconsejó de que fueran al encuentro del soberano Zar Boris I, este, conociendo su historia y su colaboración con Cirilo y Metodio tanto en las traducciones como en su misión en la Gran Moravia, los animó a que continuaran la labor con los libros litúrgicos y la educación .
Se sabe que Clemente y Naoum eran de origen búlgaro y se cree que Angelarius también lo era.

El destino no le permitió a San Angelarius participar en muchos de los trabajos realizados en la corte de Boris I, ya que las persecuciones que sufrió en la Gran Moravia, lo dejaron malherido y murió prematuramente en el año 886.



San Clemente (838-916) fue el discípulo más importante de Cirilo y Metodio.
Según su hagiografía, los ayudó en la traducción de la Biblia y otros textos litúrgicos. Poco después de su retorno a Bulgaria, Boris lo envío a la región de Ohrid (en la actual Macedonia) en el año 886-887. Allí bautizó a los niños, escribió lecturas y sermones, enseñó a los nativos a cultivar sus jardines, curó a los enfermos, construyó iglesias y monasterios y durante 7 años instruyó a más de 3.500 niños en la lectura y la escritura.
En el año 893 fue nombrado obispo de Ohrid. En total escribió más de 63 obras y 26 homilías además de numerosos textos himnológicos, sermones, etc.... Según su biógrafo, el arzobispo Theophilactus, San Clemente de Ohrid "se inventó otra manera de representar las letras, mucho más claras que las que inventó su maestro Cirilo". Esta declaración es la que utilizan los estudioso para declar a San Clemente como autor genuino del alfabeto Cirílico y atribuir el alfabeto Glagolítico a su gran maestro Cirilo.
La plaza vacante de san Clemente al irse a Ohrid, fue ocupada por San Naoum. Después de 7 años de estancia en Preslav, fue enviado en una misión parecida a la de Clemente en territorio de Macedonia. El nombre de Naoum siempre se relaciona con el florecimiento de una gran escuela literaria en Preslav. Vivió en Macedonia hasta su muerte en el año 910. Las reliquias del ilustre obispo se conservan en un monasterio de la ciudad de Ber, en Grecia.
La memoria de la actividad apostólica de San Clemente y San Naoum aún se recuerda en los alrededores de la ciudad de Ohrid. Iglesias, monasterios y otras obras, aún recuerdan, al igual que las leyendas y los cuentos, sus actos nobles y sinceros. Aún en la actualidad, los nombres de Clemente y de Naoum son los nombres cristianos preferidos de la población de la zona. Durante más de mil años se han venerado los trabajos de Clemente, Naoum, Angelarius, Gorazd y Sava. Cada uno de ellos tienen su día especial en el santoral tradicional de la Iglesia Búlgara. Además hay un día, concretamente el 27 de Julio, en el que se celebra el Día de los Siete Santos o « Sveti Sedmochislenitzi». En la Iglesia del mismo nombre de la Capital de Bulgaria, Sofía, se puede venerar como reliquia una parte de la mano de San Clemente.

TOP